• La hipertensión de bata blanca puede disfrazarse como resistente al tratamiento | Por: @rigotordoc

    Un amplio estudio publicado la revista especializada Hypertension, realizado por Alejandro de la Sierra y colaboradores, del Departamento de Medicina Interna, Hospital Mutua Terrassa de la Universidad de Barcelona, España, halló que casi el 40% de los pacientes hipertensos que se consideraban resistentes al tratamiento, en realidad tenían hipertensión de bata blanca.

    HTA-bata-blanca-doctora

    Los médicos tienen buenas razones para estar preocupados acerca de la hipertensión, incluso la de bata blanca, que puede producir picos que pueden ser peligrosos. Cuando las presiones están muy elevadas – aunque sea temporalmente – la carga vascular es alta.

    Por el contrario, los pacientes con una presión arterial ambulatoria normal, no tendrán ningún beneficio de aumentar el tratamiento antihipertensivo y más bien, una reducción de la presión arterial exagerada, sería peligroso para la perfusión cardiaca y cerebral normal. Por ello la monitorización ambulatoria de la presión debe ser considerada en todos los hipertensos que muestren resistencia al tratamiento.

    El objetivo del trabajo fue estimar la prevalencia de la hipertensión resistente tanto en el consultorio como por el monitoreo ambulatorio de presión arterial en una gran cohorte de pacientes hipertensos tratados del Registro Español de Monitoreo Ambulatorio de Presión Arterial.

    Además, también se compararon las características clínicas de los pacientes con verdadera hipertensión resistente con los de bata blanca. En diciembre de 2009, se identificaron 68.045 pacientes tratados con la información completa para este análisis.

    Entre ellos, 8.295 (12,2% de la base de datos) tenían hipertensión resistente (presión arterial en el consultorio igual o mayor a 140 y / o 90 mmHg con tratamiento con 3 fármacos antihipertensivos ó más, uno de ellos un diurético).

    Después de realizar el monitoreo ambulatorio de presión arterial, el 62,5% de los pacientes fueron clasificados como verdaderos hipertensos resistentes; el restante 37,5% tenía hipertensión de bata blanca.

    En la imagen se observa el registro de un paciente hipertenso que empeora sus cifras en el consultorio Se aprecia un pico exagerado de elevación de presión arterial, tanto sistólico (rojo), medio (azul), y diastólico (verde) durante el tiempo en que el paciente se encuentra en el consultorio, manteniéndose el resto de las cifras significativamente por debajo de estas. Se observa también elevación de menor cuantía en horas nocturnas (centro) de PAD y en horas matutinas (a la derecha), tanto de PAS como de PAD.

    En la imagen se observa el registro de un paciente hipertenso que empeora sus cifras en el consultorio Se aprecia un pico exagerado de elevación de presión arterial, tanto sistólico (rojo), medio (azul), y diastólico (verde) durante el tiempo en que el paciente se encuentra en el consultorio, manteniéndose el resto de las cifras significativamente por debajo de estas. Se observa también elevación de menor cuantía en horas nocturnas (centro) de PAD y en horas matutinas (a la derecha), tanto de PAS como de PAD.

    El primer grupo era más joven, más frecuentemente de sexo masculino, con una mayor duración de la hipertensión y un pésimo perfil de riesgo cardiovascular. El grupo incluyó una mayor proporción de fumadores, diabéticos, daño de órganos diana (incluyendo hipertrofia ventricular izquierda, alteración de la función renal y microalbuminuria), y enfermedad cardiovascular documentada.

    Por otra parte, los verdaderos hipertensos resistentes exhibieron en el patrón resultante del monitoreo, una mayor proporción de un patrón Riser o Dipper reverso (Anormal), caracterizado por elevación nocturna de presión arterial sistólica y/o diastólica en relación al promedio de presión arterial diurna (22% versus 18%, P <0,001).

    En conclusión, este estudio reporta por primera vez la prevalencia de la hipertensión en una gran cohorte de pacientes de la práctica clínica diaria habitual.

    La hipertensión resistente está presente en 12% de la población de hipertensos tratados, pero entre ellos, más de un tercio tienen un monitoreo ambulatorio de presión arterial normal. El peor perfil de riesgo se asocia con una verdadera hipertensión resistente cierto, pero esta asociación es débil, por lo que es necesario realizar el monitoreo ambulatorio de presión arterial para un correcto diagnóstico y manejo.

    Referencias:

    • Alejandro de la Sierra et al.  Clinical Features of 8295 Patients With Resistant Hypertension Classified on the Basis of Ambulatory Blood Pressure Monitoring. Hypertension. Published online before print March 28, 2011, doi: 10.1161/HYPERTENSIONAHA.110.168948
    • Norma Venezolana para el MAPA: (II Norma Venezolana para el MAPA 2.010: Hernández Hernández, R. et al.) http://www.medicinapreventiva.com.ve/mapa_norma_venezolana.htm

    .

    Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier @rigotordoc

    Medicina Interna

    Ambulatorio Medis.

    Av. José María Vargas. Centro Comercial Santa Fe.

    Nivel C3. Consultorio 2.

    Caracas. Venezuela.

    http://rigobertomarcano.com

Deja un comentario